Día 10: Rusia - Nuestro primer día visitando Irkutsk


Al principio, nuestro primer día en Irkutsk nos dejó bastante mal sabor de boca. El jet lag, la falta de sueño y la mala suerte al elegir las calles por donde paseábamos nos hacía preguntarnos una y otra vez el porqué de ser llamada la París de Siberia


A poco que te desvíes un poquito del centro histórico, ya tienes calles y casas hechas polvo y jaurías de perros abandonados peleándose en los callejones. Seguíamos sin entender cómo esto era Patrimonio de la Humanidad.


Nuestro paseo nos llevó al Boulevard Gagarin, un remanso de calma en comparación con lo que habíamos visto hasta entonces. Allí hay un gran paseo junto al río que tiene su centro en la estatua de Alejandro III. Había buen ambiente, gente paseando, niños jugando, quioscos de helados haciendo su agosto con muchísimos chinos comprando y agotando sus productos...



En la otra orilla vimos pasar un tren. ¿Sería el mítico Transiberiano?


Seguimos andando por el paseo hasta llegar a un gran puente que atravesamos para visitar Konny Island. Allí había una bonita estatua de las focas del Baikal. Nos recordó cuánto ansiábamos verlas, pero nunca lo conseguimos.


En Konny Island había una zona de playa salvaje, donde había algunos atrevidos pegándose un remojón en el río, varios quioscos, un restaurante, una ginkana para niños y, al final de paseo, un trenecito que recorría una parte de la isla. No había mucha gente paseando por allí, pero era bonito. Aunque luego nos dijeron que era un sitio bastante peligroso para andar cuando oscurecía. 




Nuestro siguiente camino nos llevó a la Avenida Lenin y, como teníamos ya bastante hambre, entramos a Pizza Domino, un sitio que venía recomendado en nuestra Lonely Planet. La verdad es que fue un fracaso. Se trataba de una pizzería en la que no entendían ni papa de inglés y en la que todo estaba en el mostrador y, cuando pedías, lo recalentaban en el microondas. Hasta las patatas fritas. Comimos lo justo y nos fuimos.


Siguiendo la Avenida Lenin hacia arriba, llegamos al Arbat. Nos llamó mucho la atención el gentío que salía de allí, así que entramos en el llamado Distrito 130, unas callecillas peatonales con edificios que imitan la arquitectura tradicional siberiana de madera pero que, en realidad, tienen muy pocos años. Las calles están llenas de restaurantes, pubs, tiendas de souvenirs, puestos de helados, músicos callejeros, un planetario... Cuando se acerca la hora de la comida, sale un dragón del restaurante chino animando a la gente. A la entrada, da la bienvenida un Babr, la figura mitológica (mitad tigre de Siberia, mitad castor) que aparece en el escudo de la ciudad. 





Al final de todo hay un enorme centro comercial de varias plantas. Con servicios gratuitos y aire acondicionado que nos vinieron muy bien para los 40º que hacía en Irkutsk a las 15'00 h. En la planta baja había un gran supermercado en el que encontramos un montón de productos típicos de Siberia a muy buen precio. En la primera planta había tiendas de ropa y algún restaurante y, en la última planta, sólo había restaurantes. Estaba prohibido beber alcohol en esa planta. Lo más llamativo que vimos fue un bocadillo-gofre.


Después de descansar, cruzamos el paso de peatones que hay al principio del distrito para visitar la Iglesia de la Santa Cruz (Krestovozdvizhensky). Ésta es una magnífica muestra de barroco siberiano y tenía un bonito jardín fuera. La entrada era gratuita.


Toda esa calle hacia adelante, encontramos un gran parque con un cartel a la entrada que ponía Cementerio de Jerusalén. El parque estaba hecho polvo: el suelo estaba agrietado, los setos y los árboles hacía siglos que no se podaban, y los borrachos campaban a sus anchas. De vez en cuando, un coche de policía hacía su ronda apareciendo por los caminos de tierra. No tranquilizaba mucho que un parque no muy grande tuviera que estar tan vigilado por los agentes rusos. Parque arriba, parque abajo. En uno de los laterales, vimos la Iglesia de Jerusalén. También estaba bastante deteriorada y no se podía ni cruzar la verja. Con lo bonita que salía en las fotos publicitarias que habíamos visto de Irkutsk, no se parecía en nada...




Conforme nos fuimos acercando a la salida del parque, empezamos a sentir un olor intenso y asqueroso. Al principio no supimos de dónde venía, luego nos dimos cuenta que salía de un pequeño edificio que decía ser zoo. Daba un aspecto tan triste, que no nos quitamos de la cabeza la imagen de los pobres animales que habría allí enjaulados. 

Justo al lado del zoo estaba el Teatro de Marionetas, con espectáculos para niños y también para mayores. Parece ser que a los rusos les encantan las obras de marionetas, porque vimos muchos teatros con obras para mayores de edad en muchos sitios. No nos paramos mucho allí. Un "pintas" no paraba de rondarnos y decidimos dejar el parque a un lado e ir en busca de los siguientes dos edificios que teníamos en mente visitar: la mezquita y la sinagoga. 


Como ya estaba anocheciendo y, con lo poco que habíamos comido, ya teníamos hambre. Volvimos sobre nuestros pasos para comer en la esquina que daba a la entrada al Distrito 130. Allí habíamos visto un restaurante tranquilo, barato y que contaba con todas las delicias rusas que queríamos degustar. Fue un éxito y nuestro sitio de referencia desde entonces para comer en Irkutsk. 



Andar por las calles de esta ciudad por la noche de vuelta al hotel no es muy placentero, os lo aseguro. Los perros callejeros no paraban de aparecer cuando dejábamos a un lado algún descampado y, otras veces, eran gente borracha de dudosa pinta la que nos seguía. 


Sanos y salvos llegamos a nuestro hotel con una impresión de Irkutsk un poco mejor que la que teníamos al principio, pero tampoco mucho mejor. El espejismo de Distrito 130 no se correspondía con lo demás que habíamos visto hasta ahora. Tendríamos que esperar hasta nuestra vuelta a la ciudad desde Olkhon Island, para descubrir la belleza de la Línea Verde. 










Día 9: Rusia – Opinión del Matreshka Hotel de Irkutsk


Cogimos el avión desde Moscú a las 17’25 y llegamos a las 4’00 de la mañana del día siguiente, aunque con el cambio de huso horario, el vuelo tan sólo duró 5’35 horas. El precio fue de 272€ por billete con la compañía Aeroflot, que nos ha sorprendido gratamente cómo han mejorado sus aviones y sus vuelos en los últimos años.

En la actualidad, el aeropuerto de Irkutsk está conectado por comunicación aérea con 60 ciudades y 10 países del mundo. La red de rutas internacionales incluye más de 20 destinos, desde Corea del Sur y China hasta Bulgaria. Se encuentra constantemente entre los mejores veinte aeropuertos del país. El flujo de pasajeros de este aeropuerto alcanza a 1,7 millones de personas.

Pese a eso, el aeropuerto de Irkutsk es muy pequeño y en el hall no hay apenas asientos. Hay un pub, una tienda de recuerdos, una farmacia y dos o tres pequeños restaurantes.

Allí estuvimos haciendo hora hasta que llegaron las 6’00 para que empezara a operar el servicio de transporte público. A esa hora, salimos del aeropuerto y cogimos un autobús en la parada que hay justo delante, pasado el parking. Está muy señalizada. El autobús al centro nos costó 20 rublos.

Opinión del Matreshka Hotel en Irkutsk

No fue fácil encontrar un hotel con buenas opiniones, céntrico y barato en Irkutsk. Al final nos decidimos por éste y mereció la pena. El hotel tiene 35 habitaciones, cuatro plantas y está cerquísima del Mercado Central, la estación de tren está a 15 minutos en coche y el aeropuerto está a 5’5 km. Tienen un servicio de transporte al aeropuerto por 700 rublos, pero sólo lo recomiendo si vuestro vuelo sale por la noche. Justo delante del hotel está la parada de autobús que os lleva desde y hasta el aeropuerto.



Es cierto que las vistas desde la habitación dejan mucho que desear, pero esto es Irkutsk, donde estás disfrutando de la belleza de unos monumentos en un calle y, de pronto, te das de bruces con casas medio derrumbadas, calles sucias, malas pintas… para pasar la siguiente esquina y volver a las tiendas de lujo. :o


Lo mejor del hotel es que todos hablan inglés perfectamente y te pueden asesorar turísticamente sin problema.

Además, cuenta con una sauna rusa que cuesta 1000 rublos por persona (2 horas). Como era bastante cara, nosotros no la usamos.

Nuestra habitación era una doble económica, que nos costó 42€ la noche con el desayuno incluido.




Para desayunar había un buffet pequeñito, pero adecuado: ensaladas, verduras, huevos, pasteles, yogures, cereales, embutido, kéfir, zumo, café…

El personal fue realmente agradable. Al hacer el check out nos dijeron que si nos hacíamos una foto delante del hotel y la subíamos a Facebook nos regalaban unas postales de la ciudad. Nos hicimos la foto, pero luego…¡No tenían Facebook! Nos reímos un montón con ellos.

También tiene un servicio gratuito de consigna de equipaje. La verdad es que fue todo un acierto.

   MATRESHKA HOTEL IRKUTSK   
Ulitsa Sofyi Perovskoy 31
664007 Irkutsk, Russia
Teléfono: +7 395 250 05 65
matreshkahotel@mail.ru


Otros lugares interesantes que ver en Irkutsk


Si la línea turística verde os ha sabido a poco, aquí os dejo algunos otros lugares interesantes para que visitéis durante vuestra estancia en la ciudad: 

 

1. Arquitectura tradicional de madera: Irkutsk está llena de ejemplos de casas tradicionales siberianas de madera. Algunas de ellas, desgraciadamente, se ven muy deterioradas y casi cayéndose. Sin embargo, alguna muestra de esta arquitectura bien conservada la tenéis en estas mansiones:

Antipina Estate (Усадьба Антипина), Ul. Baykalskaya, 68.
Atafonova Estate (Усадьба Атафонова), Ul. Sophi Perovskoi,15.
Basnina Estate (Усадьба Баснина), Ul. Sverdlova, 33-35.
Belyaeva Estate (Усадьба Беляева), Ul. Kozhova, 40.
Sukachev Estate (Усадьба Сукачёва), Ul. Dekabristov Sobytii, 112
Volkonskiy House (Усадьба Волконского),  Ul. Timuryazeva
House of the Military governors (Белый Дом в Иркутске, Oсобняк Михаила Васильевича Сибирякова, Дом военных генерал-губернаторов), Bul. Haharina (бульвар Гагарина,) 24.




2. Otras iglesias: además de las que podéis visitar a lo largo de la línea verde, Irkutsk cuenta con un montón de iglesias, catedrales y templos:

Nuestra Señora de Kazan: de estilo neobizantino (1885). (Казанская церковь (Богородице-Иркутская церковь во имя Казанской иконы Божией Матери)), Ul. Barricad (улица Баррикад).



Iglesia del Príncipe Vladimir: forma parte del Monasterio Knyaze-Vladimirsky. A ella lleva el tranvía número 4. (Князе-Владимирская церковь (Церковь святого равноапостольного князя Владимира)), Ul. Kashtakovskaya, (ул. Каштаковская,).
  
visit-irkutsk.com

Iglesia de San Gregorio: data de 1802. Los tranvías 1 y 2 llevan a ella. (Церковь Григория Неокесарийского (Церковь Святого Григория, епископа Неокесарийского).

Iglesia de Vladimir: de arquitectura barroca siberiana. (Владимирская церковь (Церковь Владимирской иконы Божией Матери)), Ul. Dekabrsky Sobitii, 3 (ул. Декабрьских Событий,).


sobory.ru

Iglesia de Jerusalén: (Входо-Иерусалимская церковь (Церковь Входа Господня в Иерусалим)), Ul. Vortsov Revolutsii, ( ул. Борцов Революции).



Iglesia Znamenskaya (Знаменская церковь (Церковь Знамения Пресвятой Богородицы)), Ul. Angara, (ул. Ангарская,) 14 (Buses 1, 8, 13, 15, 31, 32, 67 ; Trolley 3 y Minibuses 1, 15, 27, 50, 84, 85, 87, 91, 92, 95 que lleven a  'Ремесленное училище').


triphobo.com

Iglesia de San Nicolás: (Николо-Иннокентьевская церковь (Церковь Святителя Николая Чудотворца и Святителя Иннокентия)), Ul. Profsoyuznaya (ул. Профсоюзная,) 45А (Tranvía 1 hacia 'Железнодорожный вокзал').


www.openarium.ru

Iglesia de la Intercesión: (Покровская церковь, Церковь Покрова Пресвятой Богородицы и Сретения Господня), Ul. Rabochevo staba, (ул. Рабочего штаба,) 29 (Autobuses 1, 8, 13, 15, 31, 32 yTrolebús 3.

Iglesia de la Asunción: (Успенская церковь, Церковь Успения Богородицы), Ul. Polyarnaya, (ул. Полярная,) 76 (Autobuses 6, 26 hacia 'Мелькомбинат')

Iglesia de la Transfiguración: (Спасо-Преображенская церковь, Церковь Преображения Господня), Pereulok Volkonskogo, (пер. Волконского) 1 (Tranvía 4 hacia 'Музей Декабристов').


Otros templos:

Datsan de Irkutsk: es un monasterio budista en el que puedes pedirle al Lama consejo, pedir que te lean el horóscopo o consultar a un médico tibetano. Llevan a él los minibuses 64 y 4K, con parada en Technichesky College. Abre de 9’00 a 20’00.


visit-irkutsk.com

Sinagoga de Irkutsk: (Иркутская синагога), Ul. Karl Liebknechta, (ул. Карла Либкнехта,) 23 (Tranvías 2, 3, 4 hacia 'Музей Декабристов').


Mezquita de Irkutsk (Иркутская Соборная мечеть (İrkutsk şəhəre camiğ məçete, Иркутск шәһәре җамигъ мәчете)), Ul. Karl Liebknechta, (ул. К.Либкнехта,) 86.


Monasterio Znamensky (Знаменский монастырь), Ul. Angarskaya, 14. Construido en 1689, alberga los restos del explorador de Alaska Grigory Shelekhov. Es uno de los más viejos de Siberia.  

Monasterio de Knyaze-Vladimirsky: (Князе-Владимирский монастырь), Ul. Kashtanovskaya, 52 (Tranvía 4 hacia 'Детская улица').


Otros lugares:

Angara: (Музей Ледокол «Ангара») (Autobuses o trolebuses con dirección a Mikrorayon Solnechny). Construido en 1900 en Newcastle, hoy tiene un museo en el puerto de la ciudad. Abre de 10’00 a 17’00.


www.irkutsk.org

Teatro de Marionetas Aistenok: es el más viejo de Siberia. Hay obras para niños, pero también para mayores. El teatro se encuentra a la entrada de un viejo parque y los tickets cuestan entre 100 y 250 rublos.  aistenok-irkutsk.ru


Calle peatonal Uritskogo: está llena de tiendas y cafeterías.


El mercado central: un lugar inmenso para comprar souvenirs, ropa y comida. Es multicultural.


Distrito 130: se trata de una calle peatonal con casas de madera que siguen el estilo del siglo XVIII. Lo que vemos aquí es una reconstrucción del 2011 que se hizo para conmemorar los 350 años de la fundación de la ciudad. Al final de la calle hay un inmenso centro comercial.



Konny Island: una isla en medio del río, que está comunicada a través de varios puentes. En ella hay varios quioscos, un restaurante, actividades para los niños y un pequeño trenecito que la recorre. 



Las originales estatuas de Irkutsk

Hay un montón de estatuas desperdigadas por toda la ciudad, incluso en honor al turista despistado. Aquí tenéis unos ejemplos:

Un Babr de 4 metros de alto:



Un turista:



Leonid Gaidai rodando una película:



Gatos:


Monumento a Belovorodov




Una foca del Baikal



Qué ver en Irkutsk – Sitios imprescindibles de la línea verde
9 cosas que hacer en Irkutsk